No tiene claro cuando empezó su gusto por la moda pero reconoce que la pasión por la ropa siempre la ha tenido. Tampoco sabe definir con exactitud cómo logra materializar sus ideas hasta convertirlas en una prenda “explicar ese proceso es complicado. No sabría describirlo, simplemente se da y punto”, dice.

Con un diseño muy masculino y con una propuesta empresarial que tiene como base “la sustentabilidad ecológica y el reconocimiento a la labor del trabajo justo”, The Pack apuesta por un tipo de hombre que en palabras del propio Campillo “le interesan las industrias creativas, la sustentabilidad ecológica, y lo más importante: desarrollar una esencia y estilo propio”. De ahí que la marca no busque imponer una estética, sino simplemente proponer algo y satisfacer una necesidad, según las actividades necesidades del hombre mexicano y la vida contemporánea.

 

“Un hombre al que le interese desarrollar una esencia y estilo propio”

 

“Hoy más que nunca estamos sujetos a un mercado y es necesario analizar las necesidades que tiene y la vida diaria de estas personas, ¿Para qué se visten? ¿Cuál es su objetivo al vestirse? La moda debe adaptarse y cubrir esas necesidades, no crearlas”.

 

MÁS ALLÁ DE LAS TENDENCIAS

Este joven diseñador tiene claro ese objetivo, por eso, al preguntarle cuál es el ADN de su marca no duda en contestar: atemporal. “El tipo de consumidor al que me dirijo no es aquel que sigue tendencias. Creo que las tendencias ya no son tan relevantes como antes. Hoy la industria de la moda tienen un nuevo consumidor, uno que nos reta a hacer las cosas diferentes, a buscar nuestro estilo y dejar que este se refleje con nuestra manera de vestir sin seguir reglas o tendencias”.

Sobre la responsabilidad social de la moda y el rol del diseñador en esa responsabilidad, Patricio señala que uno de los objetivo de The Pack es hacer un producto que sea positivo para la sociedad y al mismo tiempo, que tenga un buen impacto al interior del mercado mexicano en la responsabilidad ecológica.

Algo importantísimo ya que según diversos estudios, la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo. Sus repercusiones, además, influyen en la explotación de quienes participan en la producción y confección de prendas.

Otro aspecto en el que los fundadores de la marca han puesto particular atención y cuya intención en un futuro, es no sólo preservar la calidad del ambiente, sino asegurar el bienestar y desarrollo profesional de sus trabajadores. “La idea es que en algún momento la empresa sea una especie de cooperativa en donde las costureras o la gente que se encargue de hacer la ropa se lleve un porcentaje de lo que hacen”, apuntan.

Un esquema de producción que, según Campillo, todos los involucrados en la cadena de

labor ser verán beneficiados: “desde la mano de obra de nuestros proveedores hasta los clientes”. Así, “el producto final representa mucho más que el proceso, representa nuestra cultura social y de lo que veremos más en el futuro”.

Saco negro Patricio Campillo

ROMPER EL PARADIGMA

Pero transitar de un consumidor irresponsable a uno responsable es complejo, por eso, lo primero “es hacer consiente al cliente de cuál es el costo humano de comprar una camiseta en cuatro dólares”.

 

“El producto final representa mucho más que el proceso, representa nuestra cultura social y de lo que veremos más en el futuro”.

 

En este sentido, el consumidor actualmente tiene herramientas para presionar a las marcas, al ser partícipe de la cadena. “Romper con la explotación en la cadena de valor es el paradigma que queremos cambiar. Se trata de ser justos con nuestros proveedores, trabajadores y ser justos con nuestros clientes”.

Un reto complicado debido a que el imperio del fast fashion y el mercado dictan las reglas de producción y consumo, sin embargo, en The Pack están convencidos de que cada vez hay más personas (empresas y clientes) que piensan igual que ellos. 

 Saco beige Patricio Campillo

IDENTIDAD Y DISCURSO

Vestirse, lo reconozcamos o no, es un acto complejo: “revela quienes somos, de dónde venimos y qué deseamos, un acto en apariencia inocente, pero con consecuencias enormes en nuestra vida y en la sociedad”. Tal vez por eso Patricio se niega a la idea de que la moda sea superficial o solo “cosa de unos cuantos”. Para él la industria de la moda es mucho más que un acontecimiento estético “es un fenómeno social y cultural”.

El próximo año por ejemplo, su colección estará inspirada en el rap, la migración y la integración de la cultura afroamericana y la anglosajona. Por eso, a principios de este mes viajó a Nueva York para hacer las primeras pruebas y ultimar detalles “un viaje enriquecedor por la temática en la que está inspirada”.

Así, y bajo la idea de que “la moda es mucho más que moda, es decir, aparte de ser una industria es un fenómeno estético y cultural, a cada colección le corresponde una premisa y argumentos distintos. Y es que si de complejidad hablamos, las prendas de su nueva colección dan cuenta de ello, no solo por los materiales que utiliza o por los acabados de cada una de sus prendas, sino por lo que representa la colección en sí misma y el significado de su raíz: “la integración cultural de la marginalidad en la cultura norteamericana en un momento,además histórico por la coyuntura política que vive”.

Saco verde Patricio Campillo

EL FUTURO DE HOMBRE

Pero, ¿cómo Patricio ha logrado articular un discurso tan personal; y lo más importante, ¿cómo logra apropiarse del universo masculino para integrarlo en un proyecto como este?

La respuesta es nutriéndose de todo lo que le rodea: “Me baso en todo lo que vivo, todo lo que veo, lo que siento, la gente que conozco, creo que al final es la forma en que veo las cosas y mi identidad estética”, algo que que su proceso como diseñador le ha aportado pero que aprendió desde pequeño gracias a la educación que recibió en casa.

 

“Vestirse, es un acto complejo: revela quienes somos, de dónde venimos y qué deseamos, un acto en apariencia inocente, pero con consecuencias enormes en nuestra vida y en la sociedad”.

 

A sus 26 años el camino para este singular diseñador apenas comienza. Por lo pronto, él tiene puesta su mirada en el estilo de vida del hombre contemporáneo. “Un hombre al que le interesa el arte, la música, el medio ambiente, y sabe lo importante que es el impacto que tiene su imagen dentro de la sociedad”. Un tipo de hombre que está convencido de esto se sentirá identificado con su propuesta y que él estará ahí con prendas que van desde streetwear, hasta trajes hechos a la medida.

 

–The Pack–

Veracruz 111, Condesa

Cuauhtémoc